Sinaloa
En el Sur de...

El Rosario

Una de las poblaciones más atractivas de Sinaloa, con extensas playas a lo largo de sus 40 kilómetors de litoral prolóngandose desde la costa del Pacífico hasta la Sierra Madre Occidental, cuentan que en el lugar donde ahora está el pueblo, el caporal Bonifacio Rojas perdió un rosario y, al buscarlo, encontró una gran cantidad de plata, convirtiéndose en la próspera Mina de Tajo. Así se fundó El Rosario en 1655, uno de los pueblos más prósperos del noroeste mexicano produciendo importantes cantidades de oro y plata durante 290 años. En la actualidad es una opción interesante para el viaje y la aventura. La cabecera municipal, del mismo nombre, se localiza a 70 kms. del sur de Mazatlán, uno de los encantos del municipio es el carácter de la gente, siempre afable y dispuesta a recibir a los forasteros, un estimulo más para adentrarse en esta zona.

 

Gastronomía:

En Rosario se puede disfrutar una gran variedad de platillos que hacen vibrar al más exigente de los paladares. La cocina Sinaloense es reconocida por su exquisito sazón y singular sabor. No hay nada igual, y es que, para creerlo, hay que probarlo. También hay que destacar el Chorizo, producto típico hecho a base de carne de puerco, molida, sazonada con chile y especias. El chorizo es a su vez la base de deliciosos platillos. El Pozole Rojo, de lo más típico y delicioso de México, elaborado con granos de maíz, chile negro, carne de puerco y diferentes especias. Asado a la Plaza, autentico y regional, carne y papa en cubitos, servidos con verdura cocida y bañada con una exquisita salsa de tomate. Menudo, preparado con pancita y pata de res, granos de maíz y ajo, acompañado con cebolla y hierbabuena. Tacos dorados rellenos de camarón, pollo, carne o papa. En lo referente al dulce se encuentra el jamoncillo de leche, ciruelas negras, arroz con leche, dulces de leche, hasta cocadas, dulce de mango. La bebida está representada por el agua de coco, horchata, tamarindo, Jamaica, raspados y cerveza. Prueba Refresco Toni Col, refresco típico y único, sabor vainilla, 100% rosarense, refrescante y vigorizante.

 

Los Imperdibles:

Iglesia de Nuestra Señora de El Rosario:

Su gente a lo largo de su historia mezcló riqueza y fe, pues gracias a esta riqueza minera y cristiana, fue que los rosarenses construyeron un templo en honor a Nuestra Señora de El Rosario. Es la principal construcción colonial, edificado a mediados del siglo XVIII.

 

Chametla:

Se localiza a 36 km. de la cabecera municipal. Pueblo pintoresco, de pequeñas calles y casas coloniales de 478 años de fundación. A esta zona viene Hernán Cortez en 1535 a
supervisar todos los daños de la conquista, y fue en ese tiempo cuando Cortez sube al cerro más alto de Chametla en el que planeó la conquista de las Baja Californias, lugar que quedó en la historia de El Rosario al designar a este estrecho “Mar de Cortez”, hoy conocido como “Mirador de Hernán Cortez”.

 

Ruinas de la Iglesia:

Primer construcción colonial del siglo XVIII. Con un diseño que reflejaba la prosperidad, tranquilidad y majestuosidad del lugar, más al darse cuenta que su parroquia se hundía se vieron en la necesidad de hacer algo para no perder tan preciada posesión y es entonces cuando piedra a piedra fue trasladada de lugar, trayecto que les consumiría 20 años de su tiempo, y a pesar de esto la población continuo con el traslado manteniendo su fé y su historia.

 

Aguaverde:

Se encuentra a 23 kilómetros de La cabecera municipal. Con sus hermosas playas vírgenes del Caimanero y la Laguna del mismo nombre, donde se capturan diversas especies, sobre todo el camarón, que se exporta a varios países. Se aprecia la Desembocadura que hace el río Baluarte en el mar, ofreciendo un magnífico espectáculo con la gran cantidad de aves que ahí habitan. La laguna del Caimanero ademas produce lisa, robalo, chiuiles, curvinas, mojarras, pargos y burritos. Cuenta con un campamento de preservación de la tortuga marina.

 

Museo de Minería:

Ubicado en el extremo oeste de la ciudad, representa los distintos aspectos del día a día en el antiguo feudo minero de El Rosario. Viejas carretas para transportar el metal, herramientas, vestimenta y otros artilugios relacionados con el oficio, conforman el grueso de la exposición. Una buena oportunidad para conocer más sobre la explotación minera durante la época colonial.

 

Matatán:

Un lugar digno de ser visitado. Conozca su historia, fiestas religiosas y tradiciones centenarias, además de sus artesanías donde se emplea una técnica rústica digna de admirarse al transformar de la palma y la madera en un mueble digno y acogedor para descansar.

Portales Virreinales:

Construcción que data aproximadamente de 1760-1770, un ejemplo de la arquitectura civil más notable de la región, pues es un barroco característico solo de este antiguo mineral.

 

Cacalotán:

De los pueblos de la sierra rosarense, Cacalotán es el que más retrata la vida rural en tiempos de la colonia. Su apariencia de pueblo minero olvidado como otros por el progreso y la modernidad, lo hacen conservar ese encanto de una villa tranquila. Desde la entrada, los callejones empedrados que conducen al centro del poblado muestran un paisaje pintado de nostalgia. Manadas de burros merodean el camino y las casas viejas de teja le dan ese toque interesante común en todos los rincones mineros de Sinaloa.

 

Museo de Lola Beltrán:

Está dedicado en exclusiva a la cantante Lola Beltrán, considerada cuna de las embajadoras de la música mexicana en el ámbito internacional. Exhibe numerosos retratos de Lola la Grande, como se conocía popularmente, así como galardones, premios y algunos objetos personales. Destaca la impresionante colección de vestidos utilizados por la cantante en sus representaciones de gala.

 

Hacienda del Tamarindo:

Es un hermoso pueblo el cual cuenta con un restaurante del mismo nombre donde se sirven ricos platillos de comida regional, rodeado con un hermoso jardín y ofrece todos los servicios necesarios para organización de eventos sociales.

 

Panteón San José El antiguo Cementerio Español:

Es uno de los lugares místicos de la ciudad, con un aire solemne y dramático que acrecienta su encanto. Cuenta con una distinguida portada de estilo neoclásico español, motivo del nombre de Panteón Español construido por Ignacio Fletes, preludio de las asombrosas tumbas en su interior, mayoría de ellas de finales del siglo XVIII hasta mediados del siglo XX. Monumentos de piedra, blasones, esculturas de ángeles dolientes y otras expresiones de arte funerario, conforman el lugar.

 

Las Tinajitas:

Vestigios artesanales de lo que fuera la cultura Totorame, en donde elaboraban sus alimentos, producían hermosos colores para su vestimenta y medicamento; testigo de ello lo encontramos en las comunidad de Chametla, comunidad donde empezó el mestizaje de Sinaloa.

 

Capilla de la Santa Cruz:

Templo más antiguo, lugar donde se fundó la Villa del Espíritu Santo, cuenta con una cruz milagrosa.

 

Artesanía:

Los artesanos de El Rosario utilizan fibras de palma para fabricar morrales, petates y escobas, entre los utensilios; la producción de alfarería se ha caracterizado por ser loza decorada con flores dibujadas con un pincel. En la minería, ha favorecido el desarrollo de una admirable industria joyera, elaborándose collares, pendientes, broches, aretes y complementos de amplia gama.

 

Laguna del Iguanero:

Por el devastador ciclón de 1935, la entrada de la mina de El Tajo se inundó, provocando el nacimiento de una laguna, llamada del Iguanero, que en la actualidad fue acondicionada para ser un sitio de convivencia para el disfrute de sus habitantes. La laguna tiene en su profundidad variados túneles que conformaban la zona minera de El Rosario. Este acuífero rodeado de árboles y plantas tropicales es uno de los rincones
predilectos de los rosarenses, lugar de descanso en medio de la naturaleza. Las aguas de la laguna se caracterizan por su intenso color verde, reflejo de la vegetación que las rodea, y en algunos puntos alcanzan más de 30 metros de profundidad. En ellas abundan tortugas, peces y, por supuesto, las iguanas que han dado el nombre al paraje. La mejor forma de disfrutar el entorno es dando un paseo por los senderos, ya sea a pie o en bicicleta, cruzar la laguna por el puente colgante y perderse por los caminos del parque que la rodea.

 

Festividades:

Febrero, Día de la Candelaria en Matatán.
Semana Santa, viacrucis con más de 100 años de antigüedad en Matatán.
Jueves Santo, Lavatorio de pies en Matatán, representado por jóvenes de la comunidad de Malpica.
Mayo, Feria de la Primavera.
Octubre, Aniversario de la Virgen del Rosario.
Noviembre, Día de la Virgen de Loreto en Cacalotán.

 

Como llegar: 

A el Rosario tome la carretera federal 15 con dirección a Escuinapa. Distancia a Mazatlán 70 km.