Sinaloa
En el Norte de...

Choix

Cada esquina cada plaza de Choix, es el escenario perfecto para la reunión, para la charla de sus habitantes que, ajenos a las prisas del mundo, debaten quizás sobre las nubes densas que amenzan lluvia en la tarde cálida. En el extremo norte de SInaloa, colindanod con los vecinos Estados de Sonora y Chihuahua, el municipio de Choix ofrece la posibilidad de perderse en sus calles tranquilas o en el verdor de su naturaleza, dominada ppor las estribaciones de la Sierra Madre Occidental. La ciudad tiene sus orígenes en una antigua misión jesuita fundada por el padre Cristóbal e Villalta en 1605, su riqueza natural se confirma en sus densos bosques de pino, encino, sabino y guamúchil, que impregnan con sus fragancias el ambiente.

 

Gastronomía:

Choix cuenta con una gran variedad de platillos típicos como el Huacavaqui, carne machaca, capirotada, atoles blancos y de pinole, entre otros. En la cabecera municipal se han hecho costumbre platillos a base de lobina (pez predominante en la presa) como: los chicharrones de lobina, callos de lobina, filete zarandeado, filete montado, molcajete y algunos más. La bebida típica es el pinole de maíz y otras frutas de temporada como la Pitaya.

 

Los imperdibles:

Templo de San Ignacio de Loyola:

Los orígenes del tempo se remontan a la antigua misión de San Ignacio de Choix (siglo XVII), aunque su estructura fue restaurada en el siglo XIX. Ya en el siglo XX, fachada con tendencia arquitectónica de los jesuitas, osbria coronada por una espadaña surcada por dos arcos de los que penden sendas campanas.

Presa Luis Donaldo Colosio:

Popularmente conocida como Presa Huites, representa un lugar de recreo y esparcimiento de los sinaloenses, rodeada de cerros y verdes praderas, además de ser un importante atractivo turístico para nacionales y extranjeros que gusten de la pesca deportiva de lobina negra, ejemplar muy codiciado en esta actividad. En el acceso a la presa, se encuentra la intrigante cueva Huites, que ofrece una puerta de observación a las costumbres del hombre del pasado. Sus rocosos muros estan decorados con pinturas que simulan el arte rupestre de las cuevas de Altamira (España), una recreación perfecta. La cueva de los Cazadores de la Luz, como también se le conoce fue pintada por el artista mexicano Federico Silva.

Plazuela Principal:

Esta rodeada de jardines, y es el lugar perfecto para reunirse con amigos o descansar en la tranquilidad del pueblo.

Aguas Caliente Baca y Juibaca:

En las comunidades de Aguacaliente de Baca y Juibaca, se encuentran aguas termales retenidas en diques para que el visitante pueda sumergirse y relajarse en ellas, ya que cuentan con propiedades terapéuticas especiales.

Museo El Mirador:

Su construcción, en forma de torre con grandes relojes en el exterior, es el motivo de que este museo sea conocido con el nombre de Reloj El Mirador, dedicado a José Ángel Espinoza “Ferrusquilla”. Desde lo alto de sus cinco pisos diáfanos y el vestíbulo mirador se puede contemplar una magnífica panorámica de la ciudad así como de la serranía.

Baymena:

En esta comunidad se encuentran las ruinas de una antigua Iglesia misional de los Jesuitas, cuyos muros guardan parte importante de la historia de la región. Hay un centro ceremonial o casa de la fiesta de los Baymenas, donde se lleva a cabo festividades tradicionales de los lugareños, ataviados con sus trajes de Pascola, Venado o Matachines.

Artesanía:

En el municipio de Choix destacan los tejidos de palma, cestería, cerámica y la artesanía indígena ceremonial.